Es evidente que las playas, con toda la parafernalia que conllevan (léase tumbonas, tomar el sol, actividades deportivas y ociosas de todo pelaje, etc), son uno de los atributos que elevan el poder de atracción de una ciudad a la hora de elegir el destino de nuestras vacaciones. Lo más sorprendente es que estas playas no se encuentren en ciudades costeras, como ocurre con la París Plage, situada en pleno centro de la capital francesa, que por otro lado abunda en todo tipo de atractivos turísticos.

El fenómeno París Plage, que se lleva a cabo desde hace 8 años, transformará, desde el próximo 20 de julio y hasta el 20 de agosto, la orilla del Sena en algo similar a una localidad costera con una gran extensión de arena que se convierte en una playa muy animada, tanto por el día como por la noche, con todo lo habitual en estos casos: actividades culturales y para los niños, descanso, desenfado, buen humor, palmeras, zonas de petanca y deportes como el volley-playa

El programa París Playa engloba lugares como la vía George Pompidou, su principal centro, el estanque de la Villette, en el distrito 19, y la explanada del Ayuntamiento, en un evento que transforma la capital francesa y sus costumbres, para deleite tanto de los turistas como para aquellos habitantes que no pueden disfrutar de unas vacaciones.

Hay que decir que esta no es una exclusiva de París sino que otras capitales europeas también disfrutan de su playa de río, como en el caso de Roma, Bruselas o Budapest, que ofrecen a sus habitantes y a los turistas experiencias similares.

La París Plage abre de 9.00h a 21.00h, según el lugar, y lo mejor para acercarse hasta ella es apearse en las estaciones de metro Hôtel de Ville o Stalingrad.

error: El contenido se encuentra protegido