¿Has decidido mudarte e ir a vivir a Francia? Ya sea para buscar trabajo allí o para estudiar, seguro que tienes muchas dudas. Soy Marina, del blog Viajera Digiftal, en el que hablo sobre teletrabajo, viajes y mis experiencias viviendo en el extranjero. Tras haber vivido y trabajado en Francia, os dejo unos cuantos consejos útiles para los que queráis ir a trabajar a Francia.

En internet encontrarás bastante información sobre dónde buscar alojamiento o trabajo. De hecho encontrarás demasiada información pensada en gente que ya está instalada y es posible que te sobrepase un poco tanta info. En este artículo te lo pongo fácil resumiendo lo que tienes que tener en cuenta a la hora de mudarte y cuales son los primeros pasos para prepararte para vivir en Francia.

 

Documentación a preparar

Te recomiendo que adelantes faena y solicites en España, antes de mudarte, todos los documentos oficiales que te puedan hacer falta en Francia. Una vez fuera del país los trámites se vuelven aún más pesados y largos.

  • DNI en regla y fotocopias
  • Pasaporte y fotocopias, no es obligatorio. Pero es recomendable tenerlo por si perdieras tu DNI.
  • RIB, es un justificante de titularidad de cuenta bancaria. En muchos bancos se puede conseguir en formato PDF desde tu cuenta online. En Francia se solicita muy a menudo este documento.
  • Fotos de carnet, siempre pueden hacer falta. Por ejemplo para el abono del transporte público.
  • Partida de nacimiento traducida al francés. La podrás solicitar gratuitamente al Registro Civil desde internet y te llegará a casa. En mi caso fue un trámite bastante rápido.
  • Tarjeta Sanitaria Europea.

 

¿Quieres llevarte el coche a Francia?

Si estás pensando en llevarte tu coche a Francia es importante que sepas que puedes conducir en Francia con tu permiso de conducción español, sin necesidad de hacer ningún trámite.

La mayoría de seguros de coche permiten una cobertura en Europa de hasta 4 meses. Una vez pasen esos cuatro meses, tu seguro español ya no se hará cargo. A menudo no se declara de ninguna manera cuándo se llevó el coche a Francia, así que es complicado de demostrar. Te recomiendo que hables con tu seguro para informarte de los detalles.

Infórmate sobre las normas de circulación francesas. Aunque son bastante similares a las españolas, hay algunas normas que cambian como la velocidad máxima de 130 km/h en autovías y autopistas. También es importante que sepas que es obligatorio llevar siempre en el coche un test de alcoholemia.

 

Primeras gestiones durante los primeros días

Los primeros días tras mudarte al extranjero tendrás muchas cosas que hacer: instalarte, recorrer la ciudad, buscar alojamiento, buscar trabajo, comenzar a conocer a gente, etc.

Una de las primeras cosas que recomiendo hacer una vez dejes las maletas es conseguir un número de teléfono local. Actualmente, al haberse eliminado el roaming dentro de la Unión Europea, podrás conectarte a internet desde Francia con tu teléfono español sin pagar ningún sobrecoste. Pero aún así te interesa tener un número francés, ¿por qué?

  • Las tarifas de móvil francesas son mucho mucho más económicas que las españolas y suelen incluir llamadas gratuitas a Europa. Las tarifas más económicas son con Free.
  • Te ayudará a integrarte. Mucha gente sigue pensando que si llaman a un teléfono extranjero les cobrarán mucho dinero y quizás prefieran evitar llamarte. ¡No es lo ideal cuando buscas trabajo y alojamiento!

Otra de las primeras gestiones que hacer al mudarte a Francia es abrir una cuenta en un banco francés. Te lo exigirán para conseguir tu Carte Vitale y es posible que también lo necesites para tu alquiler y para el trabajo.

Si no eres estudiante, esto suele ser algo complicado ya que te exigirán un contrato de trabajo y de alquiler; ¿irónico, verdad?

Si tienes problemas con los bancos tradicionales te recomiendo que pruebes la cuenta Nickel, se pueden contratar en los estancos y se recoge en el momento la tarjeta.

 

Alojamiento

Una de las primeras cosas que deberás hacer cuando te prepares para ir a viajar a Francia es empezar a buscar alojamiento. Investiga sobre la ciudad donde vas a vivir, ¿cuáles son las zonas comerciales o de estudiantes?, ¿qué barrios tienen mejor servicio de transporte público?

Cuidado con los timos

Lamentablemente los timos relacionados con el alojamiento no son raros. Te recomiendo que busques mucho antes de mudarte, para que tengas toda la información posible. Pero, en cambio, no es recomendable que reserves ni pagues nada antes de ver en persona el alojamiento. Igualmente, si te piden tu número de cuenta o DNI, desconfía.

Preparación de tu dossier

A la hora de buscar alojamiento en Francia, sobre todo en las grandes ciudades, deberás armarte de paciencia ya que hay mucha demanda.

Antes de mudarte puedes comenzar a preparar tu dossier de inquilino donde incluyes unos cuantos documentos:

  • Copia del pasaporte o DNI
  • Quittance de Loyer de varios meses, recibos que justifiquen haber pagado el alquiler para certificar de que no tienes impagos por alojamiento.
  • Contrato de trabajo
  • Las tres últimas nóminas
  • RIB, a poder ser de un banco francés

A menudo se pide un aval, y el gran inconveniente para los extranjeros es que el aval debe ser francés.

 

Dónde buscar alojamiento en Francia

Lo más común es optar por un estudio individual o compartir piso en una colocation.

Algunos de los portales más populares son: Entreparticuliers, Le bon coin, De particulier à particulier, Colocation, Appartager o Easy Coloc

Además los portales de internet no dejes de revisar los grupos de Facebook y las agencias inmobiliarias.

 

Alojamiento juvenil

Las residencias de estudiantes, universitarias o de jóvenes profesionales son un buena opción de alojamiento al llegar por primera vez a Francia. Es importante que cumplas con los requisitos que piden: edad y a menudo estatus de estudiante. Los papeleos no son tan complicados y vivir en una residencia te ayudará a conocer a gente. Las plazas son limitadas y suelen estar muy solicitadas así que echa tu solicitud con mucha antelación.

CROUS: son residencias universitarias públicas, hay muchas por todo el país. Además del alojamiento ofrecen servicio de restauración para los estudiantes, comer en sus cafeterías es muy económico.

Foyer des Jeunes Travailleurs: Residencias juveniles abiertas tanto a estudiantes como a jóvenes trabajadores.

 

Dónde buscar trabajo en Francia

Te recomiendo que empieces a buscar trabajo antes de mudarte a Francia. Lo ideal es que consigas alguna entrevista de trabajo antes de instalarte, eso te dará fuerza y motivación.

La opción más sencilla para encontrar trabajo en Francia son las agencias de Interim, son empresas de trabajo temporal. Encontrarás contratos por pocos meses, semanas o incluso por días. Si tu nivel de francés no es muy bueno las agencias de Interim pueden ser tus aliadas. El inconveniente es que aquí encontrarás trabajos más precarios o peor pagados.

Pôle Emploi, es la oficina pública de empleo. Hay muchas oficinas por todo el país y suelen ofrecer trabajos manuales poco especializados.

APEC (Agence pour l’Emploi de Cadres), es como el Pôle Emploi pero para profesionales cualificados y ejecutivos.

En Internet puedes buscar en muchos portales de trabajo; Indeed es uno de los más utilizados en Francia.

 

Trabajar y estudiar al mismo tiempo

Una opción menos conocida cuando pensamos en ir a trabajar al extranjero es estudiar y trabajar a la vez. En Francia existen los programas de alternance. Si estás pensando en completar tu formación con un máster, esta opción es muy interesante. Los programas de formación en alternance están divididos en una parte del tiempo en la universidad y otra parte del tiempo formación práctica en la empresa. Puede llegar a ser el 50% del tiempo, varía según los programas de cada titulación.

La empresa para la que trabajas, además de pagarte un salario mensual, suele hacerse cargo del coste de tu formación. Lo más complicado puede ser encontrar una empresa en tu ámbito que te admita en alternance.

 

Sanidad en Francia

 

Antes de mudarte

Antes de mudarte a Francia es muy muy recomendable que te hagas con tu Tarjeta Sanitaria Europea, te cubrirá los gastos médicos que necesites hasta que estés dado de alto en el sistema de sanidad francés y tengas tu Carte Vitale, la tarjeta sanitaria.

Pero debes tener en cuenta que la tarjeta europea te cubre a partir de una cantidad de gasto, ya que en Francia el sistema de Seguridad Social es el copago. Deberás pagar por la consulta médica y más tarde se te reembolsará la cantidad que corresponda.

 

Al instalarte

carte vitale

Al instalarte en Francia, y una vez tengas un contrato de trabajo, deberás solicitar tu Carte Vitale. El proceso es largo y con mucho papeleo, ¡así que ánimo!

Deberás ir en persona al CPAM y llevar tu contrato de trabajo, el RIB, un justificante de domicilio y la partida de nacimiento traducida al francés.

Hasta que no encuentres trabajo no podrás comenzar el papeleo para conseguir tu Carte Vitale; durante este periodo la Tarjeta Sanitaria Europea te cubrirá.

Si vas a ir a Francia como estudiante mediante una beca, lo más corriente es que cuentes con algún tipo de cobertura o seguro médico de estudiante. Asegúrate de tener toda la información que necesites.

Una de las principales diferencias entre el sistema sanitario español y el francés es que, en Francia, no hay centros de salud en los barrios. Sino que son gabinetes médicos privados, ¡hasta los médicos de cabecera! Una vez tengas tu Carte Vitale es muy recomendable que escojas y declares tu médecin traitant (médico de familia). Lo puedes hacer online en tu cuenta ameli.

 

Más consejos

Si tienes contactos en Francia te pueden ser muy útiles, así que dile a todos tus conocidos que te vas a Francia a trabajar. Siempre surge algún amigo de un amigo que está por allí y te podrá echar una mano o presentarte a gente en tu nueva ciudad.

Además de toda esta información práctica no puedes olvidar que, aunque bastante similar a la nuestra, la cultura francesa tiene sus peculiaridades. Para prepararte te recomiendo leer mi artículo sobre 10 Cosas que no sabías sobre trabajar en Francia, seguro que te sorprenderán y ¡te evitarán algún momento de ridículo!